jueves, 31 de octubre de 2013

La felicidad es algo que tú decides...


La pequeña, bien perfumada y orgullosa anciana
de 90 años, completamente vestida cada mañana 
a las ocho, Con su cabello arreglado a 
la moda y el maquillaje perfectamente aplicado, 
aunque es legalmente ciega, se muda hoy a 
un Asilo. 


Su esposo, de 92 años, murió recientemente, 

lo que motiva la mudanza. 


Después de muchas horas de esperar 

pacientemente en el recibidor del asilo, sonrió 
dulcemente cuando se le dijo que su cuarto 
estaba listo


Mientras se desplazaba con su andadera hacia 

el elevador, le di una descripción detallada de 
su pequeño cuarto, incluyendo las cortinas que 
colgaban de su ventana. 


"Me encanta", afirmó con el entusiasmo de un 

niño de ocho años al que le acaban de entregar 
una nueva mascota. 

"Pero si no lo ha visto", le dije 


"Eso no importa", respondió 



"La felicidad es algo que decides"

si me gusta o no mi cuarto no depende de 
cómo estén arreglados los muebles, 
depende de cómo arregle mi mente. 


"Ya decidí que me gusta"

es una decisión que 
tomó cada mañana cuando me levanto. 


La Elección es mía; 



Puedo pasar el día en la cama 

Repasando la dificultad que tengo con las partes 
De mi cuerpo que no funcionan, o decidir 
Levantarme y sentirme agradecida por las partes 
Que todavía me sirven. 


"Cada día es un regalo, y mientras puede abrir 
mis ojos, me enfocaré en el nuevo día y los 
recuerdos felices que he almacenado. 
solo por esta vez en mi vida". 


La vejez es como una cuenta del banco: 


retiras de ella lo que haz depositado. 


Así que deposita: 

una gran cantidad de felicidad 
en la cuenta de tu memoria. 


Gracias por contribuir a llenar Mi banco de memoria. 



Todavía hago depósitos.

  


Recuerda las cinco simples reglas para ser feliz: 


1. Libera tu corazón del odio. 



2. Libera tu mente de preocupaciones. 



3. Vive sencillamente. 



4. Da más



5. Espera menos.



Publicar un comentario